Cargando Eventos

« Todos los Eventos

GURU PURNIMA

julio 20

Es una de las celebraciones más importante que reseña la cultura Védica, pues en este día se homenajea la figura del Guru, quien a través de su conocimiento, nos saca de la oscuridad de la ignorancia y nos conduce hacia la luz de la sabiduría. ¡Gloria a todos los Maestros Espirituales que han dedicado Su vida, tiempo y esfuerzo en difundir las enseñanzas que le permiten al ser humano trascender hacia lo Divino! 

 

Este es el día en que fue encendida la primera luz, la luz que desde entonces no ha cambiado y que jamás vacilará, aunque los mundos varíen y las eras terminan y comienzan de nuevo. Es la luz de la sabiduría, que destruye la oscuridad de la ignorancia. Y así, este día es de eterna celebración en toda la tierra de Bharat; es el día de alegría para toda la gente piadosa. Los demás, por supuesto, no tienen interés en el festival de bienaventuranza.

 

Recuerden al Gurú primordial

Vyasa es el benefactor de toda esta alegría; él es sin duda el Gurú primigenio de todos quienes recorren el camino de Dios. Vyasa plantó y nutrió la semilla del teísmo a través de los Srutis (textos revelados), los Sastras (tratados religiosos) y los Smriti (textos escritos por los sabios) —los Vedas, el Mahabharata y el Gita. Él le dio al mundo la filosofía del Lila Divino, la idea del del Atma básico e inmanente en todas partes, y el secreto de esta cambiante creación. La literatura sagrada que surgió de sus esfuerzos es propiamente la cabeza y corona del teísmo; y así él es el maestro universal de la humanidad. Vyasa Purnima es, por lo tanto, el día en que el ser humano debe recordarlo con gratitud.

Vyasa pertenece aproximadamente al 3800 A.C. Era nieto de Vasishta, hijo de Parashara y padre de esa célebre gema entre los Rishis, el famoso Suka. Está declarado que Vyasa era un Amsa Avatar [encarnación] del mismo Vasudeva [Vishnu], venido en forma humana para enseñar al ser humano los caminos del Señor. Dado que recopiló los Vedas y se explayó sobre ellos en una cantidad de trabajos, es conocido como Vedavyasa. Su nombre, respetado y recordado por sus discípulos, también nos recuerda su relación con Vasudeva. Su biografía es una serie de extraños milagros. Si bien para el observador general puede parecer común y corriente, o aún rara, para aquellos que examinan en profundidad es tan significativa como dulce. Porque así fue establecida por el Señor. Las acciones son dictadas por las demandas de la necesidad, la naturaleza y el cambio, y por eso son de diversas formas. Pero más allá de ellas, procuremos captar el propósito y el principio. Vyasa nació de Parashara y Sathyavati, hija de un botero del Ganges. El niño creció con el padre. Iniciado en la misión para la que había venido, se reunió con la madre, actuó su parte en el crecimiento del linaje Pandava, y finalmente alcanzó a Vasudeva, de quien había venido. Vino de Vasudeva, anunció al mundo los Lilas de Vasudeva, y se fundió en Vasudeva… este fue el trabajo de su vida.
Pero se puede preguntar: ¿qué relación tiene este día con la vida y obra de Vyasa, el sabio de sabios? Para aquellos que tratan de cruzar el Bhavasagar (el mar de Samsara), el Guru es el auténtico navío. Entonces, ¿quién es el Gurú? No toda persona que instruye, no todo académico versado en los Sastras. El Gurú debe transitar el camino de los Sastras, libre de todo vestigio de lujuria, codicia o ira, y lleno de todos los rasgos de la rectitud. Sólo una persona así merece ser aceptado como Gurú. Además debe tener la habilidad de ecender en el discípulo la llama de Jnana para disipar la oscuridad de su ignorancia. Debe evitar el arrastrarlo de vuelta al Samsara por culpa de alguna palabra irreflexiva de su parte. El Gurú sólo será fiel a su rol si le otorga a su discípulo el Mantra, junto con su significado, y lo instruye en la Realidad fundamental. Para la comunidad humana que lucha en la oscuridad, sin saber de la Divinidad, Vyasa trajo el resplandeciente mensaje del Señor, que disolvió la noche y encendió la lámpara de la sabiduría en el corazón del ser humano. Estableció la era de Namaparayana (recitación del Nombre del Señor), de la elevación del hombre a través de la recitación constante del Nombre del Señor. Él es entonces el Gurú por excelencia de todo ser humano.

BSSSB – 08/07/1960 

Detalles

Fecha:
julio 20